Una mancha en la Historia: La oscura “Carta Requerimiento del Rey”

 

5e7df7a4f9190ab4a63777f11e604125

Siglos de neutralidad entre continentes terminaron de golpe, luego de que los navíos de Cristobal Colon llegaron a las costas americanas un día 12 de octubre de 1492. Sin embargo, las RAZONES del por qué Europa procedió de manera tan sanguinaria, depredadora y barbárica en contra del Anahuac (América) en apenas su “Primer Encuentro” registrado por la historia, son todas ellas, razones escritas y documentadas, no existiendo la necesidad de zambullirse en un mar de teorías y conjeturas subjetivas para encontrar dichas respuestas; pues de la “propia pluma y tintero” de los invasores, quedaron registrados todos y cada uno de sus razonamientos (medievalistas) del por qué se auto adjudicaron el DERECHO de subyugar y avasallar a los habitantes y civilizaciones del “Nuevo Mundo”, sin siquiera, ANTES mostrar el menor interés en intentar tener un intercambio cultural y comercial, pacifico e igualitario con los recién contactados. Nos referimos pues, al aciago documento histórico conocido como la “Carta Requerimiento” de los Reyes Católicos, un Documento Oficial donde quedaron plasmados los fríos sentimientos y negros motivos de los agresores al continente americano y que sin duda, representa una “mancha oscura” imborrable en la Historia de la Humanidad.

Sin mas preámbulo, ponemos a disposición del atento lector el contenido de esta llamada CARTA REQUERIMIENTO, misma que los invasores católicos hispanos se jactaban en leer en voz alta ante los gobernantes y pueblos anahuacas, cada vez que arribaban una ciudad a la que pretendían someter. Esta “Carta” fue redactada en 1513 por el ideologo y jurista de la corona católica Juan López Palaciosrubios, siendo entregada una copia fiel con el sello de la Casa Real a todos los expedicionarios colonizadores que zarparon hacia América, con la intención de proveerlos de un “documento legal” que les sirviera de sustento y justificación jurídica del expansionismo hispano y del supuesto “derecho divino de conquista” que a juicio de los europeos, poseían los Reyes Católicos y el Papa de Roma, y que les habilitaba “ipso facto” para ADUEÑARSE de las tierras de Anahuac y despojar de todo a sus habitantes originales.

En resumen, esta Carta o “Requerimiento del Rey que debía ser leído a los indios de las tierras recién descubiertas”, decía fidedignamente lo siguiente:

I. Que los colonizadores españoles venían de parte de los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, quienes eran la pareja real defensora de la Iglesia y soberanos muy poderosos. Que los colonizadores como mensajeros que eran les hacían saber a los americanos que “Dios nuestro Señor” creó el Cielo y la Tierra, y a Adán y Eva y a toda la humanidad, desde que el mundo se creó hace 5,000 años y que la población se había dispersado INDEBIDAMENTE por distintos reinos por todo el mundo.

II. Que de todas las gentes Dios nombró Papa a San Pedro para que fuera cabeza de todo el linaje humano donde quiera que hubiera hombres y que este Papa era el REY DEL MUNDO.

III. Que el Papa tenía su trono en Roma pero que él mandaba a todas LAS GENTES DEL MUNDO, cristianos, moros, judíos, gentiles o de cualquier secta o creencia sin excepción.

IV. Que el Papa es EL PADRE y guardián de todos los hombres sobre la Tierra.

V. Que como San Pedro fue REY DE TODO EL UNIVERSO, los Papas que lo precedieron también lo continuarían siendo y así sería HASTA QUE SE ACABE EL MUNDO.

VI. Que el Papa de aquella época del “Descubrimiento de América” (Alejandro VI), como DUEÑO DEL MUNDO que era, donó las tierras americanas y sus islas con TODO LO QUE HABÍA EN ELLAS al Rey y a la Reyna de España y a sus hijos, según unas escrituras guardadas en Roma.

VII. Que los Reyes de España habían aceptado el generoso regalo del Papa, que consistía en ser dueños de todas las tierras de América y que habían también aceptado obedecer sin resistencia a la Iglesia de Roma, sirviéndolas como súbditos y que estos reyes, de inmediato recibieron a los sacerdotes católicos enviados a Hispania por el Papa para predicarles la Fe católica volviéndose vasallos de Roma y que por tanto, los americanos también ESTABAN OBLIGADOS a hacer lo mismo y subordinarse a los Reyes.

VIII. Que los Reyes exigían a los americanos entender el mensaje de la Carta (aunque no estuviera escrito en su idioma) y que una vez que se tomaran el tiempo razonable para pensarlo, reconocieran forzosamente a la Iglesia, al Papa y a la Pareja Real de Hispania como sus señores y superiores de estas tierras e islas americanas, dejando recibir de buen agrado a los religiosos católicos para que predicaran libremente en ellas.

8676044137_a134e9fcff_b.jpg

Finalmente, esta oscurantista “Carta europea” terminaba con la siguiente inmoral e inhumana amenaza:

IX. Si Ustedes (los americanos) reconocen ser súbditos de la Iglesia de Roma, RECIBIRÁN AMOR Y CARIDAD, y Nosotros (los colonizadores mensajeros) dejaremos en paz a sus mujeres, hijos y haciendas y no los obligaremos a ser católicos a menos que ustedes quieran y los reyes les darán muchos privilegios y favores.

X. Pero si Ustedes no lo hacen o tardan en aceptar a la Iglesia de Roma como su Ley, Nosotros CON LA AYUDA DE DIOS LES HAREMOS LA GUERRA, los someteremos al yugo y obediencia del Papa y los Reyes, y nos apoderaremos de sus mujeres e hijos haciéndoles esclavos, dispondremos de ellos, los venderemos, les quitaremos sus riquezas y LES HAREMOS TODO EL DAÑO QUE PODAMOS y todos aquellos que mueran será por culpa de Ustedes y no de Nosotros, mucho menos será culpa de nuestros Reyes”

Al acabar de leer esta Carta frente a los indignados y asustados pobladores, los susodichos mensajeros de los “divinos reyes de ultramar” solicitaban al escribano que les acompañaba en cada una de estas “cordiales” visitas a los pueblos y ciudades del Anahuac, que firmara el testimonio de que el Requerimiento había sido leído ante la presencia del Señor principal (“Tecuhtli”) o líder de la comunidad que debía ser avasallada por mandato del Papa “REY DEL UNIVERSO” a quien Dios le entregó el mundo.

… las palabras a ésta atrocidad y crimen aun vigente, sobran.

***

Autor: Tecuhzoma Teutlahua.

No olvides visitar nuestra pagina Facebook/Pueblo de la Luna https://www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

 

Anuncios

En el Anáhuac no existía la esclavitud

 

A diferencia del resto del mundo (particularmente de Europa), en el México Antiguo no se practicaba la esclavitud, pues únicamente existía la figura de la servidumbre, la cual  ciertamente era muy rigurosa, aunque piadosa en sus formas, y distaba mucho del inhumano trato de esclavos SIN DERECHO a absolutamente nada que los europeos acostumbraban dar a los pueblos que avasallaron tanto en África como en América. El término para la servidumbre en el Anáhuac era “tlacotin” y esta condición podía merecerse solamente por criminalidad o por contrato, nunca por la fuerza. No obstante, estos tlacotin fueron considerados por los españoles como “esclavos” aunque no lo eran, pues estas personas sirvientes estaban al servicio de “amos” porque se vendían a sí mismos o habían sido otorgadas por las autoridades penales (o padres) por mal comportamiento. No obstante, en todos los casos los tlacotin podían liberarse fácilmente al pagar su precio o cumplir su trabajo previamente pactado con su “señor”.

Un rasgo civilizado de este tipo de servidumbre, era que los hijos de los tlacotin nacían LIBRES y si los padres así lo deseaban podían vivir entre la familia a la que servían: se les daba vestido, alojamiento y alimentos. Incluso se les trataba como miembros de la familia, al grado que podían casarse con la señora de la casa, si ésta enviudaba o con cualquier mujer libre; podían poseer tierras, casas y hasta tener otros tlacotin a su servicio. Los “tlacotin” podían auto-venderse a cambio de una paga segura y su libertad duraba hasta que se gastaran el pago de su venta, después se ponían al servicio de su “amo” a quien se le tenía prohibido venderlos a su vez.

El maltrato de los amos a su tlacotin era muy mal visto y castigado por las autoridades, de hecho la gente no acostumbraba a molestarlos ni hacerles daño. Para ejemplificar lo escrito hasta ahora, se pone a disposición del lector algunas citas oficiales extraídas de libros y documentos de historia prehispánica que tratan este tema:

  1. “Cualquier hombre y cualquier mujer podía venderse a si mismo”, Gomara, pag 441.
  2. “Ningún hijo de esclavo quedaba hecho esclavo… permitiese a los esclavos que se casaran y que poseyeran un propiedad (casa)”, Gomara, pag 441.
  3. “En el año 1506, a causa de una gran escasez que sobrevino, muchas familias se obligaron a esta especie de esclavitud, mas luego de un tiempo, todas quedaron libertadas por el rey de Acolhuacán (Texcoco), Nezahualpilli, en atención a las penas que sufrían esas personas”, Clavijero, libro VII, cap.18
  4. “Toda persona que encontrase a un niño extraviado, y lo hiciere su esclavo, o lo vendiera como si fuese su propio hijo, perdía por este crimen su libertad y sus bienes”, Clavijero, libro VII, cap. 17
  5. “El asesino perdía su propia vida a causa de su crimen, a pesar de que la persona asesinada fuese su esclavo”, Clavijero, libro VII, cap. 17
  6. “Se prohibía que un hombre libre a quien naciese un hijo de una esclava, se convirtiese en esclavo del amo de aquella. También se prohibía que el hijo o esposa de un deudor muerto pudieran ser esclavizados por el acreedor. Pero esto ultimo era practicado por muchos españoles”, Torquemada, libro XIV, cap. 17
  7. “Un esclavo en una tribu indígena, poseía su habitación con su propio hogar, objetos en propiedad, una tierra, su mujer, sus hijos y su libertad, excepto cuando en épocas determinadas, su señor tenia necesidad de él para construir su casa, o para labrar su campo, o para otras cosas parecidas” Carta al Emperador por los Oidores de México (1552)
  8. “Los indios mexicanos trataban a sus esclavos como parientes y vasallos, en cambio los cristianos los trataban como a perros”, Helps, III, pagina 120.

Por otro lado, se sabe que en el Anáhuac se practicaba una verdadera MERITOCRACIA y cada individuo podía ser amo o servidumbre según su esfuerzo personal, pues por mérito propio los ciudadanos podía ascender en la escala social sin importar su cuna de origen o linaje.

aztecas-e1516191150971-655x368

Si bien el Anáhuac era una sociedad con capas sociales bien diferenciadas, no existían las clases sociales cerradas donde heredaban los mayores privilegios solo los hijos de los gobernantes o ricos. Basta mencionar que Itzcoatl, el gran “Huey Tlahtoani” mexica, ERA HIJO DE UNA TLACOTIN de Azcapotzalco.

¿Cuán sabia habrá sido la civilización del Anáhuac que hasta el ser “esclavo” (tlacotin) era por decisión propia?

***

Autor: Tecuhzoma Teutlahua.

No olvides visitar nuestra pagina Facebook/Pueblo de la Luna

https://www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Las Constelaciones y Astros anahuacas

Nuestros ancestros, al igual que el resto de las civilizaciones mas avanzadas de la antigüedad como lo son Egipto, Grecia y la propia China, fueron proliferos observadores y estudiosos de la Naturaleza. Particularmente, los anahuacas se distinguen entre los pueblos del mundo que mejor dominaron “la Ciencia de las Estrellas” y son si lugar a duda y por merecimiento propio, los PRIMEROS Y MAS GRANDES ASTRÓNOMOS de la historia de la humanidad.

Algunas correlaciones de astros, grupos de estrellas (constelaciones) y eventos astronómicos de estudio de los “Ilhuicatlamatineh” (astrónomos nahuas) versus sus nombres de dominio popular son:

1) Tianquiztli (“mercado”) —— Cúmulo de las Pléyades

2) Citlaltlatxtli (“juego de pelota”) —— Const. Géminis

3) Citlalpol o Tlahuizcalpantecuhtli —— Planeta Venus

4) Citlalin popoca (“Estrella humeante”) —— Cometas

5) Citlalin tlamina (“Estrella que corre”) —— Estrella Fugaz

6) Xonecuilli (“Pierna torcida”) —— Const. Osa Menor

7) Citlalollin (“Estrella del movimiento”) —— Estrella Polar

8) Citlalcolotl (“Estrella aguijón”) —— Const. Escorpio

9) Tonatiuh (“El que va irradiando”) —— El Sol

10) Metztli (Nombre de la luna) —— La Luna

11) Tonatiuh cualo (“Sol comido”) —— Eclipse Solar

12) Metztli cualo (“Luna comida”) —— Eclipse Lunar

13) Youaltecuhtli (“Señor de la noche”) —— Estrella Aldebarán.

14) Mamalhuaztli (“bastón para el fuego”) —— Const. Orión

15) Mixcoatl (“Nube de Serpientes”) —— Vía Láctea

 

Definitivamente había “algo” en el cielo que cautivó y fascinó a los antiguos astrónomos anahuacas, quienes por generaciones no desistieron en adentrarse en los misterios cósmicos y científicos del firmamento, a tal grado que nuestros “antiguos observadores del cielo” lograron arrancar cientos de secretos a los astros, secretos que la fecha nos siguen maravillando.

Nos preguntamos, ¿cuántos de esos secretos de las estrellas que conocían los anahuacas no sobrevivieron hasta nuestros días y quedaron destruidos en las “hogueras de la vergüenza” de la quema de Códices que perpetró el invasor europeo? (… y ¿cuántos mas de esos secretos siguen esperando a ser rescatados de debajo de las ruinas o del estante de una colección privada de reliquias apartada de la vista publica?).

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Texto original: www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin

La Alta Ética de los Señores Anahuacas

Los gobernantes y dirigentes de la civilización del Anáhuac se caracterizaban inexorablemente por ser personas muy cultas, disciplinadas y sensibles a su sociedad y a la Naturaleza.

Nadie que no tuviera la formación intelectual necesaria y los méritos suficientes, ya sea por su altruista labor comunitaria o por demostrar valía en la guerra, podía acceder a los puestos mas altos dentro de la estructura social anahuaca, y eso incluía desde luego, a los aspirantes de los sagrados cargos de “Hue Tlatoani” y “Cihuacoatl”: las dos emblemáticas figuras publicas del poder político y religioso (respectivamente) y quienes a su vez, eran miembros centrales dentro del gobierno que residía en el Consejo Supremo (Tlatocan).

Para garantizar la Alta Ética en los actos y decisiones de todos y cada uno de los Señores Principales de la confederación anahuaca, se estableció que todos ellos antes de ocupar sus cargos, deberían pasar obligatoriamente desde jóvenes por el “Calmecac”, la cual era la máxima Casa de Estudios de aquellos primeros mexicanos. Las asignaturas directrices que se enseñaban en el Calmecac a los futuros líderes de Anahuac eran fundamentalmente las siguientes:

1) Tlapohualiztli: Ciencia de las cuentas o matemáticas.

2) Ilhuicatlamachtiliztli: Ciencia de los cielos y astros.

3) Ilhuitlapoal amoxtli: Libro de la cuenta de los días.

4) Tonalamatl: Estudio de las Energías humanas

5) Nepillahtolmachtiloni: Arte de hablar con elegancia

6) Chicaquiztiuh tlaxtlahuiliztli: Estadística y censos

7) Tlahtocamecayo-machtiliztli: Ciencia del gobierno

8) Tlahtocamecachtiliztli: Conocimiento de las genealogías.

9) Pahnamachtiliztli: Conocimiento de las plantas medicinales

10) Teotlamachtiliztli: Conocimiento de lo Sagrado. Teología.

11) Cahuitlamachtiliztli: Historia. Estudio de los ancestros.

12) Yehuecauhtlalotitin: Consejos de los ancianos.

13) Tlacuiloliztli: Escritura ideográfica. Simbolismos.

14) Toyoliamachtiliztli: Conocimiento del alma y lo invisible.

15) Quiauhtlazolmachtiliztli: Conocimiento de las lluvias. Energía del agua.

Los maestros del Calmecac eran los llamados maestros o “Temachtiani”, los “Tlamatini” o sabios, los “Huehuetque” o ancianos, los “Toltecatl” o artistas, y los “Teachcahuan” o capitanes. Todos eran electos para impartir clases, en base a sus cualidades morales y sus aptitudes y conocimientos.

Al graduarse del Calmecac, los egresados eran reconocidos bajo el título de “Nehmatcatlatoanime”, es decir, “Personas prudentes al hablar” (cuanta falta nos hacen hombres y mujeres con ese honorable título hoy día)

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

 

Texto original: www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin