El Ayuno, La Transfiguración. Tlacatzin Stivalet

Este documento es una pequeña contribución al rescate, desde nuestro aquí y desde nuestro ahora, de una tradición de la antigua Anáhuac que ocasionalmente se encuentra en algunas referencias bibliográficas. En efecto, el ayuno sirvió a nuestros abuelos anahuacas como una forma de profundizar en el descubrimiento de sí mismos: para dialogar con su corazón y para dialogar con el cosmos, es decir para dialogar con Ometeotzintli. Es una manera de enterarnos de lo que ignoramos de nosotros mismos.

Lo primero que hay que tener presente es que los seres vivientes somos poseedores cinco «instintos básicos»: instinto de espacio, instinto de tiempo, instinto de placer, instinto de pervivencia e instinto de armonía. Un caso notable de manifestación de estos cinco instintos es el de las mariposas Monarca; que viajan en octubre de Canadá a Michoacán y en marzo de Michoacán a Canadá. En honor a ellas bien podemos hablar de nuestros cinco «instintos Monarca» o bien de nuestros «sensores Monarca».

Estos instintos nos generan sendas identidades: el sensor de espacio nos genera la identidad «yo cuerpo», el instinto de tiempo la identidad «yo mente», el instino de placer la identidad «yo eros», el instinto de pervivencia la identidad «yo género» y el instinto de armonía la  dentidad «yo psiquis». Estos cinco «instintos básico» podrían ubicarse en dos ejes: eje pervivencia placer y eje espacio tiempo, en el cruce de ambos se ubica el instinto de armonía: nuestro «yo psiquis».

ONLINE Y DESCARGA

 

El Ayuno, La Transfiguración. Tlacatzin Stivalet
Visiones de Anáhuac: Programa de análisis y comentarios en Vivo.

Martes 09 oct 2018, 10:00 a 11:00 pm. Mahtlactli Malinalli, Ochpaniztli, Chicoace Tochtli Xihuitl

EN VIVO por:
https://www.facebook.com/CalmecacNexticpac
https://www.youtube.com/CalmecacNexticpac
COMPARTE

Anuncios

Teotihuacan. Tlacatzin Stivalet

DESCARGA

 

Teotihuacan 01. Tlacatzin Stivalet
Visiones de Anáhuac: Programa de análisis y comentarios en Vivo.

Martes 25 sep 2018, 8:30 a 9:30 pm. Chiconahui Tecpatl, Xocohuetzi, Chicoace Tochtli Xihuitl

EN VIVO por:
https://www.facebook.com/CalmecacNexticpac
https://www.youtube.com/CalmecacNexticpac
COMPARTE

 

En el Anáhuac no existía la esclavitud. Por: Tecuhzoma Teutlahua

 

A diferencia del resto del mundo (particularmente de Europa), en el México Antiguo no se practicaba la esclavitud, únicamente existía la figura de la servidumbre, la cual era ciertamente muy rigurosa aunque piadosa y distaba mucho del inhumano trato de esclavos SIN DERECHO a absolutamente nada que los europeos acostumbraban dar a los pueblos que avasallaron tanto en África como en América.

El término para la servidumbre en el Anáhuac era “tlacotin” y podía merecerse por criminalidad o por contrato. Estos tlacotin fueron considerados por los españoles como “esclavos”, aunque no lo eran, pues estas personas sirvientes estaban al servicio de “amos” porque se vendían a sí mismos o habían sido otorgadas por las autoridades penales (o padres) por mal comportamiento. No obstante, en todos los casos los tlacotin podían liberarse fácilmente al pagar su precio o cumplir su trabajo previamente pactado con su “señor”.

Un rasgo civilizado de este tipo de servidumbre, era que los hijos de los tlacotin nacían LIBRES y si los padres así lo deseaban podían vivir entre la familia a la que servían: se les daba vestido, alojamiento y alimentos. Incluso se les trataba como miembros de la familia, al grado que podían casarse con la señora de la casa, si ésta enviudaba o con cualquier mujer libre; podían poseer tierras, casas y hasta tener otros tlacotin a su servicio.

Los tlacotin podían auto-venderse a cambio de una paga segura y su libertad duraba hasta que se gastaran el pago de su venta, después se ponían al servicio de su “amo” a quien se le tenía prohibido venderlos a su vez.

El maltrato de los amos a su tlacotin era muy mal visto y castigado por las autoridades, de hecho la gente no acostumbraba a molestarlos ni hacerles daño. Para ejemplificar lo escrito hasta ahora, pongo a disposición del lector algunas citas sacadas de libros oficiales de historia prehispánica:

  1. “… cualquier hombre y cualquier mujer podía venderse a si mismo”, Gomara, pag 441.
  2. “… ningún hijo de esclavo quedaba hecho esclavo… permitiese a los esclavos que se casaran y que poseyeran un propiedad (casa)”, Gomara, pag 441.
  3. “… en el año 1506, a causa de una gran escasez que sobrevino, muchas familias se obligaron a esta especie de esclavitud, mas luego de un tiempo, todas quedaron libertadas por el rey de Acolhuacán (Texcoco), Nezahualpilli, en atención a las penas que sufrían esas personas”, Clavijero, libro VII, cap.18
  4. “… toda persona que encontrase a un niño extraviado, y lo hiciere su esclavo, o lo vendiera como si fuese su propio hijo, perdía por este crimen su libertad y sus bienes”, Clavijero, libro VII, cap. 17
  5. “… el asesino perdía su propia vida a causa de su crimen, a pesar de que la persona asesinada fuese su esclavo”, Clavijero, libro VII, cap. 17
  6. “… se prohibía que un hombre libre a quien naciese un hijo de una esclava, se convirtiese en esclavo del amo de aquella. También se prohibía que el hijo o esposa de un deudor muerto pudieran ser esclavizados por el acreedor. Pero esto ultimo era practicado por muchos españoles”, Torquemada, libro XIV, cap. 17
  7. “… un esclavo en una tribu indígena, poseía su habitación con su propio hogar, objetos en propiedad, una tierra, su mujer, sus hijos y su libertad, excepto cuando en épocas determinadas, su señor tenia necesidad de él para construir su casa, o para labrar su campo, o para otras cosas parecidas” Carta al Emperador por los Oidores de México (1552)
  8. “… los indios mexicanos trataban a sus esclavos como parientes y vasallos, en cambio los cristianos los trataban como a perros”, Helps, III, pagina 120.

Por otro lado, se sabe que en el Anáhuac se practicaba una verdadera MERITOCRACIA y cada individuo podía ser amo o servidumbre según su esfuerzo personal, pues por mérito propio los ciudadanos podía ascender en la escala social sin importar su cuna de origen o linaje.

Si bien el Anáhuac era una sociedad con capas sociales bien diferenciadas, no existían las clases sociales cerradas donde heredaban los mayores privilegios solo los hijos de los gobernantes o ricos. Basta mencionar que Itzcoatl, el gran Ue Tlahtoani mexica, ERA HIJO DE UNA TLACOTIN de Azcapotzalco.

¿Cuán sabia habrá sido la civilización del Anáhuac que hasta ser “esclavo” (tlacotin) era por decisión propia?

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Texto original: www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin

Élite maya residió en Teotihuacan, revelan hallazgos en la Plaza de las Columnas

Plaza de las Columnas
Hallazgos en la Plaza de las Columnas revelan que élite maya residió en Teotihuacan. Foto: Proyecto Plaza de las Columnas, INAH.

*** En distintos espacios del montículo norte, un equipo arqueológico descubrió restos de un mural de ese estilo y una acumulación de material que incluía fragmentos de cerámica maya

*** También han ubicado otros contextos de carácter ritual, como una rica ofrenda de consagración y un depósito compuesto por miles de restos óseos humanos de individuos sacrificados

Hace mil 700 años, el poderío de Teotihuacan y de algunas ciudades de las Tierras Bajas mayas, rompió las fronteras y atravesó los aproximadamente 1,300 kilómetros que les separaban. Textos epigráficos localizados en urbes como Tikal, en el Petén guatemalteco, refieren el contacto que ambas culturas sostuvieron hacia el siglo IV de nuestra era, sin embargo, poca evidencia de la misma se había encontrado en la gran metrópoli del Altiplano mexicano, hasta hoy, donde nuevos hallazgos apuntan a la residencia de la élite maya en La Ciudad de los Dioses. 

Claves de la interacción entre ambas civilizaciones del periodo Clásico se encuentran en la Plaza de las Columnas, situada entre la Pirámide del Sol y la Pirámide de la Luna, y al oeste de la Calzada de los Muertos, donde un equipo de arqueólogos dirigidos por los doctores Saburo Sugiyama, Verónica Ortega Cabrera, Nawa Sugiyama y William Fash, parte de la hipótesis de su importancia para la organización política de Teotihuacan, en la medida que ahí se desarrollaban actividades para su control.

El Proyecto Plaza de las Columnas inició hace cuatro años con la idea de explorar el cuarto complejo arquitectónico más grande de la metrópoli prehispánica, luego de los conjuntos de las pirámides del Sol y de la Luna, así como La Ciudadela. Sin poder afinar aún su extensión, la Plaza de las Columnas abarca alrededor de 300 m de longitud por 250 m de ancho, y posee tres montículos piramidales que sobrepasan los 15 m de altura.

La iniciativa es un esfuerzo conjunto entre el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), las universidades Estatal de Arizona, George Mason y Harvard (Estados Unidos), y de la Universidad de la Prefectura de Aichi (Japón).

A través de la excavación de pozos que pueden alcanzar más de 100 m² de extensión y una profundidad de hasta 5 m, además del trazo de un túnel, se ha podido determinar que las estructuras de la Plaza de las Columnas sirvieron para actividades administrativas, ceremoniales y probablemente como residencia de la élite no sólo teotihuacana, sino maya, al menos hacia 350 d.C., cuando ambas dominaban el panorama durante el periodo Clásico en Mesoamérica.

Uno de los más reveladores hallazgos se dio en 2016, cuando se rescataron más de 500 fragmentos de pintura mural en la parte septentrional del montículo norte, muchos de los cuales destacan por poseer estilo maya. Esos pedazos fueron recuperados de una gruesa capa de relleno de 50 cm de espesor, por lo que el mural debió estar expuesto durante una época de auge y fue destruido intencionalmente hacia las últimas etapas de la ciudad. Sigue leyendo

Las Constelaciones y Astros anahuacas. Por: Tecuhzoma Teutlahua

Nuestros ancestros, al igual que el resto de las civilizaciones mas avanzadas de la antigüedad como lo son Egipto, Grecia y la propia China, fueron proliferos observadores y estudiosos de la Naturaleza. Particularmente, los anahuacas se distinguen entre los pueblos del mundo que mejor dominaron “la Ciencia de las Estrellas” y son si lugar a duda y por merecimiento propio, los PRIMEROS Y MAS GRANDES ASTRÓNOMOS de la historia de la humanidad.

Algunas correlaciones de astros, grupos de estrellas (constelaciones) y eventos astronómicos de estudio de los “Ilhuicatlamatineh” (astrónomos nahuas) versus sus nombres de dominio popular son:

1) Tianquiztli (“mercado”) —— Cúmulo de las Pléyades

2) Citlaltlatxtli (“juego de pelota”) —— Const. Géminis

3) Citlalpol o Tlahuizcalpantecuhtli —— Planeta Venus

4) Citlalin popoca (“Estrella humeante”) —— Cometas

5) Citlalin tlamina (“Estrella que corre”) —— Estrella Fugaz

6) Xonecuilli (“Pierna torcida”) —— Const. Osa Menor

7) Citlalollin (“Estrella del movimiento”) —— Estrella Polar

8) Citlalcolotl (“Estrella aguijón”) —— Const. Escorpio

9) Tonatiuh (“El que va irradiando”) —— El Sol

10) Metztli (Nombre de la luna) —— La Luna

11) Tonatiuh cualo (“Sol comido”) —— Eclipse Solar

12) Metztli cualo (“Luna comida”) —— Eclipse Lunar

13) Youaltecuhtli (“Señor de la noche”) —— Estrella Aldebarán.

14) Mamalhuaztli (“bastón para el fuego”) —— Const. Orión

15) Mixcoatl (“Nube de Serpientes”) —— Vía Láctea

 

Definitivamente había “algo” en el cielo que cautivó y fascinó a los antiguos astrónomos anahuacas, quienes por generaciones no desistieron en adentrarse en los misterios cósmicos y científicos del firmamento, a tal grado que nuestros “antiguos observadores del cielo” lograron arrancar cientos de secretos a los astros, secretos que la fecha nos siguen maravillando.

Nos preguntamos, ¿cuántos de esos secretos de las estrellas que conocían los anahuacas no sobrevivieron hasta nuestros días y quedaron destruidos en las “hogueras de la vergüenza” de la quema de Códices que perpetró el invasor europeo? (… y ¿cuántos mas de esos secretos siguen esperando a ser rescatados de debajo de las ruinas o del estante de una colección privada de reliquias apartada de la vista publica?).

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

Texto original: www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin

El Huitlacoche, una delicadeza y alimento nutritivo que proviene de la milpa

Pocas especies de plantas domesticadas tienen tantos usos en la alimentación como el maíz. Esto especialmente en México, donde se originó como especie cultivada y donde utilizamos principalmente el grano en diferentes etapas de su desarrollo. El maíz en México es el principal cultivo de los sistemas agrícolas que conocemos como milpa. En estos sistemas se asocian o cultivan otras especies para la alimentación como el frijol, chile, tomates y calabaza, y se aprovechan otras plantas como los quelites y verdolagas, además de otras especies que atacan o afectan al cultivo: algunos insectos (gusano del elote) y el hongo que prolifera en el grano del maíz y que conocemos con el término “huitlacoche” o “cuitlacoche” que deriva de la lengua náhuatl.

El huitlacoche, cuyo nombre científico es Ustilago maydis (DC) Corda, es un hongo parásito del maíz y el teocintle –pasto del que se domesticó el maíz– del grupo conocido coloquialmente como carbones o tizones (Ustilaginomycetes) y lejanamente emparentado con los champiñones. Si bien este organismo pasa una parte de su vida dentro de la planta infectada, las esporas son producidas fuera de ésta y son capaces de infectar a otra planta, inclusive son susceptibles de cultivar con la finalidad de ser propagadas a escala industrial para la comercialización de este hongo. Esta y otras características biológicas, han convertido al huitlacoche en el “conejillo de indias” por excelencia para el estudio de la genética en hongos, inclusive hace algunos años, el proyecto del genoma del huitlacoche concluyó con éxito en Alemania.

Sin duda, la parte más conspicua de este hongo son las agallas que crecen sobre la mazorca, las cuales son una mezcla entre el hongo y el grano de maíz y son la parte que consumimos. Para que se puedan formar las agallas, al germinar las esporas del hongo (llamadas esporidios) deben unirse con otro individuo de la misma especie y compatible, el cual por lo general procede también de esporas de reciente germinación, para así comenzar la fase infecciosa. Frecuentemente, la infección a la planta se da a través de los “cabellos” del elote (estigmas) desarrollándose por dentro de estos y produciendo dentro de los granos del elote unas esporas especializadas en resistir el clima adverso, llamadas teliosporas. Estas estructuras hacen crecer a los granos de la mazorca hasta multiplicar varias veces su tamaño, y en conjunto, son lo que constituyen las agallas. Al abrir por la mitad una agalla se observa un polvo fino (las teliosporas microscópicas) mezclado con el contenido natural del grano.

En México, sobre todo en la región central, el huitlacoche es un alimento muy apreciado, considerado incluso una delicadeza al paladar. Entre los meses de julio a septiembre es común hallarlo en los tianguis y mercados; se puede degustar en puestos de quesadillas donde se expenden otros antojitos a base de maíz. En el campo, es componente de una rica sopa junto con otros productos de la milpa (granos de elote, calabacitas, flor de calabaza, ejotes, chile y fragante epazote), es relleno de tamal o guisado con cebolla, ajo, chile y epazote. En restaurantes, forma parte de menús en diferentes sopas, crepas, lasañas, salsas, cremas o rellenos de pastas y carnes o puede ser preparado incluso como postre.

El huitlacoche era conocido desde la época prehispánica. A partir de la segunda mitad del siglo XX y hasta nuestros días, es notable su revalorización propiciada por la demanda local, por ser junto con el maíz un elemento distintivo de la comida mexicana y por su empleo en la cocina internacional en países como Francia, Estados Unidos y Alemania, donde se le conoce como “trufa mexicana” o “caviar azteca”. No es para menos, degustarlo en sus diferentes formas de preparación es un verdadero deleite. Pero además, vale la pena resaltar algunos aspectos asociados a su valor nutritivo: alto contenido de aminoácidos esenciales, principalmente lisina (de la cual el maíz es deficiente), ácidos grasos esenciales (oleico y linoleico que son fuentes de Omega 3 y Omega 6 respectivamente), azúcares de fácil digestión, sustancias con propiedades antitumorales, inmonoestimulantes y antioxidantes, bajo contenido en grasas y alto contenido en fibra, que en conjunto, lo hacen un importante alimento a considerar y disfrutar.

Por Cecilio Mota Cruz y Ricardo García-Sandoval

Literatura consultada

  • Juárez-Montiel, M., S. Ruiloba de L., G. Chávez-Camarillo, C. Hernández-Rodriguez y L. Villa-Tanaca. 2011. Huitlacoche (corn smut), caused by the phytopathogenic fungus Ustilago maydis, as a functional food. Revista Iberoamericana de Micología 28(11):69-73.
  • Madrigal-Rodríguez, J., C. Villanueva-Verduzco, J. Sahagún-Castellanos, M. Acosta R., L. Martínez M. y T. Espinoza S. 2010. Ensayos de producción de huitlacoche (Ustilago maydis) hidropónico en invernadero. Revista Chapingo Serie Horticultura 16(3):177-182.
  • Munkacsi, A. B., S. Stoxen y G. May. 2008. Ustilago maydis populations tracked maize through domestication and cultivation. Proceedings of the Royal Society Biological Science 275:1037-1046. 
  • Muñoz Z. R. 2012.Diccionario enciclopédico de la gastronomía mexicana. Larousse. México, D. F.
  • Valadéz  A., R., A. Moreno F. y G. Gómez A. 2011. Cujtlacochi. El Cuitlacoche. Instituto de Investigaciones Antropológicas-UNAM.
  • Valdez M., M, M. E. Valverde, O. Paredes L. 2009. Procedimiento tecnológico para la producción masiva de huitlacoche. SinncO 2009.
  • Valverde, M. E., P. Fallah M., M. S. Zavala-Gallardo, J. K. Pataky, O. Paredes-López y W. L. Pedersen. 1993. Yield and quality of huitlacoche on sweet corn inoculated with Ustilago maydis. HortScience 28(8):782-785.
  • Valverde, M. E., O. Paredes-López, J. K. Pataky y F. Gevara-Lara. 1995. Huitlacoche (Ustilago maydis) as a food source – Biology, composition, and production. Crit. Rev. Food Sci. Nutri. 35(5): 191-229.

 

tomado de aquí

La Alta Ética de los Señores Anahuacas. Por: Tecuhzoma Teutlahua

Los gobernantes y dirigentes de la civilización del Anáhuac se caracterizaban inexorablemente por ser personas muy cultas, disciplinadas y sensibles a su sociedad y a la Naturaleza.

Nadie que no tuviera la formación intelectual necesaria y los méritos suficientes, ya sea por su altruista labor comunitaria o por demostrar valía en la guerra, podía acceder a los puestos mas altos dentro de la estructura social anahuaca, y eso incluía desde luego, a los aspirantes de los sagrados cargos de “Hue Tlatoani” y “Cihuacoatl”: las dos emblemáticas figuras publicas del poder político y religioso (respectivamente) y quienes a su vez, eran miembros centrales dentro del gobierno que residía en el Consejo Supremo (Tlatocan).

Para garantizar la Alta Ética en los actos y decisiones de todos y cada uno de los Señores Principales de la confederación anahuaca, se estableció que todos ellos antes de ocupar sus cargos, deberían pasar obligatoriamente desde jóvenes por el “Calmecac”, la cual era la máxima Casa de Estudios de aquellos primeros mexicanos. Las asignaturas directrices que se enseñaban en el Calmecac a los futuros líderes de Anahuac eran fundamentalmente las siguientes:

1) Tlapohualiztli: Ciencia de las cuentas o matemáticas.

2) Ilhuicatlamachtiliztli: Ciencia de los cielos y astros.

3) Ilhuitlapoal amoxtli: Libro de la cuenta de los días.

4) Tonalamatl: Estudio de las Energías humanas

5) Nepillahtolmachtiloni: Arte de hablar con elegancia

6) Chicaquiztiuh tlaxtlahuiliztli: Estadística y censos

7) Tlahtocamecayo-machtiliztli: Ciencia del gobierno

8) Tlahtocamecachtiliztli: Conocimiento de las genealogías.

9) Pahnamachtiliztli: Conocimiento de las plantas medicinales

10) Teotlamachtiliztli: Conocimiento de lo Sagrado. Teología.

11) Cahuitlamachtiliztli: Historia. Estudio de los ancestros.

12) Yehuecauhtlalotitin: Consejos de los ancianos.

13) Tlacuiloliztli: Escritura ideográfica. Simbolismos.

14) Toyoliamachtiliztli: Conocimiento del alma y lo invisible.

15) Quiauhtlazolmachtiliztli: Conocimiento de las lluvias. Energía del agua.

Los maestros del Calmecac eran los llamados maestros o “Temachtiani”, los “Tlamatini” o sabios, los “Huehuetque” o ancianos, los “Toltecatl” o artistas, y los “Teachcahuan” o capitanes. Todos eran electos para impartir clases, en base a sus cualidades morales y sus aptitudes y conocimientos.

Al graduarse del Calmecac, los egresados eran reconocidos bajo el título de “Nehmatcatlatoanime”, es decir, “Personas prudentes al hablar” (cuanta falta nos hacen hombres y mujeres con ese honorable título hoy día)

***

“A la gloria de esa antigua sociedad de grandes poetas, matemáticos, filósofos y guerreros que añoraban una vida entre Flores y Cantos y una muerte al filo de la obsidiana”

 

Texto original: www.facebook.com/pueblodelaluna.metzitzin

Los Niños Héroes y sus Mitos: por Alejandro Rosas

Los Niños Héroes y sus Mitos: por Alejandro Rosas

Sólo era cuestión de hacer algunas sencillas operaciones aritméticas para saber que algo no cuadraba cuando nos contaban la gesta heroica de los niños héroes. De acuerdo con la historia oficial, el 13 de septiembre de 1847 el ejército invasor se lanzó al asalto del Castillo de Chapultepec con 1200 soldados que se enfrentaron a… ¡6 cadetes del Colegio Militar! La lucha desde luego, se antojaba ligeramente desigual; haciendo cálculos, cada muchacho debía acabar con 200 soldados enemigos para cantar victoria. ¡Por eso perdimos!
La historia oficial se encargó de reducir la batalla de Chapultepec exclusivamente al sacrificio de los jóvenes cadetes, pero aquel 13 de septiembre había poco más de 800 soldados mexicanos, que fueron apoyados por el batallón activo de San Blas con 400 hombres más y medio centenar de cadetes del Colegio Militar, no sólo 6.
Al término de la jornada las cifras eran escalofriantes: cerca de 400 soldados habían desertado; alrededor de 600 murieron y de los cadetes 6 perdieron la vida. Cada 13 de septiembre cuando en la ceremonia cívica se escucha el grito: “¡Murió por la Patria!”, habría que pensar en todos los caídos y no sólo en los “niños héroes”.
Todo tipo de historias se crearon alrededor de los “niños héroes”. En aras de la construcción del altar de la patria -a donde el sistema político mexicano del siglo XX llevó a sus héroes para legitimarse en el poder-, muchas se exageraron, otras se distorsionaron y no pocas fueron inventadas. El término “niños héroes” se convirtió en sinónimo de amor a la patria y pureza cívica, revestido de cierto romanticismo cursi que terminó por empañar la reconstrucción objetiva del acontecimiento.
Desde finales del siglo XIX, la epopeya de los cadetes del Colegio Militar ya había permeado en la conciencia colectiva como una de las narraciones clásicas de la historia de México. Uno de los mejores ejemplos es la poesía de Amado Nervo titulada “Los niños mártires de Chapultepec” y cuyo más conocido verso dice: “Como renuevos cuyos aliños,/ un viento helado marchita en flor,/ así cayeron los héroes niños,/ ante las balas del invasor”. Definirlos cómo mártires les otorgaba una connotación de religiosidad cívica y los colocaba lejos de la realidad histórica.
El gran mito del cadete que se arrojó con el Lábaro Patrio.
Se dice que los niños héroes, “ni eran niños ni eran héroes”. Ésta es una verdad a medias. Indudablemente no eran niños: en septiembre de 1847, Francisco Márquez y Vicente Suárez andaban por los 14 años de edad; Agustín Melgar y Fernando Montes de Oca tenían 18; Juan de la Barrera 19 y Juan Escutia 20.
Sin embargo, no queda lugar a dudas que sí fueron héroes por varias razones –aunque el concepto en sí mismo es excesivo-: por haber tomado las armas para defender el territorio nacional; porque no tenían la obligación de permanecer en el Castillo por su condición de cadetes y decidieron quedarse voluntariamente; porque con escasas provisiones y pertrechos militares, resistieron el bombardeo de más de un día, bajo el fuego de la artillería enemiga que hacía cimbrar Chapultepec entero. Frente a estos hechos, la edad poco importaba.
Quizás el mayor mito que rodea a los “niños héroes” es la conmovedora escena en la cual, Juan Escutia -que no era cadete del Colegio Militar-, toma la enseña tricolor y decide arrojarse desde lo alto del Castillo de Chapultepec antes que verla mancillada por los invasores. Escutia no murió por un salto ni envuelto en una bandera, cayó abatido a tiros junto con Francisco Márquez y Fernando Montes de Oca cuando intentaban huir hacia el jardín Botánico. La bandera mexicana fue capturada por los estadounidenses y fue devuelta a México hasta el sexenio de José López Portillo.
Por razones políticas, la historia de los niños héroes adquirió la dimensión de un “cantar de gesta” durante el periodo del presidente Miguel Alemán. La razón era sencilla, en marzo de 1947 el presidente de Estados Unidos, Harry Truman, realizó una visita oficial a México cuando se conmemoraban 100 años de la guerra entre ambos países.
Para tratar de agradar a los mexicanos colocó una ofrenda floral en el antiguo monumento a los niños héroes en Chapultepec y expresó: “un siglo de rencores se borra con un minuto de silencio”. La frase de Truman y el homenaje tocaron las fibras más sensibles del nacionalismo mexicano y desató el repudio hacia el vecino del norte, a tal grado que, al caer la noche, cadetes del Colegio Militar retiraron la ofrenda del monumento y la arrojaron a la embajada estadounidense.
El monumento a los niños héroes fue construido bajo el gobierno de Miguel Alemán y aloja los supuestos restos de los niños héroes.
Para apaciguar los ánimos y resaltar los egregios valores de la mexicanidad sobre la amenaza exterior, el gobierno decidió recurrir a la historia. Poco después de la visita de Truman se dio a conocer una noticia que ocupó las primeras planas de los diarios. Durante unas excavaciones al pie del cerro de Chapultepec se encontraron seis calaveras que se dijo pertenecían a los niños héroes.
La supuesta autenticidad fue apoyada por varios historiadores y por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Nadie se atrevió a contradecir la “verdad histórica”, avalada por el presidente, con un decreto donde declaró que aquellos restos pertenecían indudablemente a los niños héroes.
¿Quién podía cuestionar la autoridad histórica del presidente de la República. Si la fundamentación era muy sólida? Seguramente en septiembre de 1847, en medio de la batalla, algún profeta o un vidente se tomó el tiempo para hallar, entre los 600 muertos que yacían regados por todos lados, los cuerpos de los seis cadetes que cayeron en distintos sitios y los sepultó juntos esperando que un siglo después fueran encontrados para gloria de México.
A partir de ese momento los “niños héroes” adquirieron otra dimensión y se transformaron un mito. En 1952 se inauguró su nuevo monumento –conocido hoy como el altar a la patria- y ahí fueron depositados los restos óseos de seis desconocidos pues nunca se comprobó científica y documentalmente que efectivamente eran los cadetes. Por lo que se verificó, flagrantemente, un fraude óseo.
El sistema político mexicano manipuló la historia y le negó su lugar a otros personajes que también participaron en 1847. Hoy sabemos que los seis cadetes que cayeron combatiendo no eran los únicos que tomaron las armas para defender a la patria. Había otros, particularmente uno, que resultó herido y logró sobrevivir. Ese otro “niño héroe” tuvo la fortuna de salir con vida de la batalla, no obstante que se mantuvo firme en su posición defensiva.
Un poco más crecidito, nuestro todavía desconocido “niño héroe” se convirtió en la mejor espada del partido conservador y en acérrimo enemigo de los liberales y de Benito Juárez. De haberlo tenido en sus manos lo hubiera hecho fusilar, como don Benito hizo con él tiempo después. Nuestro “niño héroe” -desconocido para casi todos-, de haber militado en las filas liberales, también por decreto pudo haber sido llamado: “el niño héroe presidente” ya que ocupó la primera magistratura del país a los 27 años de edad, pero se equivocó de bando y por consiguiente fue condenado al infierno cívico. Su nombre: Miguel Miramón.
La historia de los niños héroes sigue causando polémica y desatando pasiones. Su desmitificación supone la reconstrucción paulatina del hecho, de los personajes y de sus circunstancias, a partir de todas las fuentes, sin sesgar, ni excluir. Todos los defensores de Chapultepec, sin excepción, se ganaron su derecho de piso en la historia nacional.

In Temacahualiztli, in Nehtoltiliztli, el permiso, el compromiso. Tlacatzin Stivalet

El lunes 13 de abril de 1998 de la actual cuenta europea del tiempo apareció en las páginas editoriales de la primera sección del periódico El Universal un artículo de fondo, con autoría de Ikram Antaki, en donde se hace la siguiente afirmación: …’En todas partes, los padres han muerto; El Estado-benefactor se ha vuelto impotente; así que los hijos deben volverse adultos.’…

En el resto del mencionado artículo la autora no ofrece más que frases sin sentido crítico verdadero: ‘Hoy tratamos de arreglar 1o que ya está destruido, o está a punto de destruirnos.’, ‘Debemos…’, ‘Dejemos…’, ‘Acabemos…’, etc.. Quien firma este artículo es una mujer que nació en Siria, estudió en Francia y hace 13 años se nacionalizó mexicana, donde se desempeña como antropóloga.

Su actividad profesional la ha llevado a una incansable búsqueda del saber europeo, de la historia europea, de la historia mediterránea. Puede ser descrita como una filósofa, es decir, como una mujer amante del saber griego, no únicamente del antiguo saber griego, sino también de sus antecedentes y de su evolución, que no es otra cosa que el saber europeo.

El Permiso, el Compromiso. Tlacatzin Stivalet
Visiones de Anáhuac: Programa de análisis y comentarios.

En vivo, Martes 11 sep 2018, 7:00 a 8:00 pm. Chicoyei Cuetzpallin, Xocohuetzi, Chicoace Tochtli Xihuitl

Totonaltzin, Nuestra Sagrada Energía de Nacimiento. Tlacatzin Stivalet

Totonaltzin, Nuestra Sagrada Energía de Nacimiento. Tlacatzin Stivalet

Existe dentro del pensar nahua un impulso vigoroso hacia el conocimiento de los ciclos del universo, el cual puede ser explicado con el principio “in yuh quimati in tlacah in xoxouhqui xicaltzintli icuepcayo yä yuh huelitizqueh miyäquilizqueh inxiuhpohualiz”, ´así como conozcan los seres humano los retornos de la jícara azul, ya así podrán aumentar su cuenta de los años´. Este afán se manifiesta en quienes hablan nahua, con tanta fuerza que pareciera ser el centro esencial del nahuatlahtolli.

Esta manifiesta manera de ser de los nahuablantes responde a la cosmopercepción nahua. Cada uno de nosotros es Ometeotzintli “pupila doble, fuerza armonizante dual”, por tenerlas físicamente y por ser todos la jícara azul que tiene una pupila radiante durante el día y una pupila luminosa durante la noche. Quienes hablan nahua se sienten identificados con todo lo que existe, de aquí que la identidad de un nahuahablante sea universal en el sentido estricto de la palabra. Al ser todos los humanos idénticos, todos compartimos la responsabilidad de mantener la armonía manifiesta en los ciclos de la jícara azul…

2012, La Armonización de los Humanos Todos. Tlacatzin Stivalet

2012, La Armonización de los Humanos Todos. Tlacatzin Stivalet
Nahui Quiyahuitl “Cuatro Lluvia”

Hace 100 años, en 1909, al finalizar una visita a nuestros vecinos del norte, el pensador irlandés Bernard Shaw expresó la siguiente opinión sobre dicho país: “Son el primer pueblo de la historia que pasa de la barbarie a la decadencia sin nunca haber conocido la civilización”. En esta conceptualización, más que en otro tipo de análisis conceptual, tenemos que centrarnos para descubrir la escencia de la crisis que sufre el mundo.

Necesitamos entender esta frase partiendo de la verdad de nuestra historia, entendiendo como /verdad/ “aquello que decimos cuando tiene conexión directa con lo que ocurre en espacio y tiempo”. La verdad histórica tiene que ser la descripción completa, en espacio y tiempo, de lo que uno se propone estudiar, a fin de descubrir la escencia para aprender de nuestros errores, y no repetirlo, y de nuestros aciertos, para reforzarlos.

Sería un error no partir ubicando qué es /pueblo/ “nombre que se da al conjunto de los habitantes de un lugar que comparte una misma lengua quienes, en el devenir del tiempo, van adquiriendo la misma tradición histórica, lo que les da una misma identidad cultural”. Lo primero que tenemos que hacer es reconocer la gran diversidad de nuestros vecinos: lenguas matarnas diferentes, creencias diversas, apariencias heterogéneas, etc…

Video con comentarios por el Calmecac Nexticpac

La Realidad, Nuestra Percepción. Tlacatzin Stivalet

La Realidad Nuestra Percepción. Tlacatzin Stivalet
Nuestra Identidad Univercia Prístina

Hace 9,000 millones de años, un momento antes de ocurrir el «gran estruendo» no se manifestaban ni el espacio ni el tiempo, ni la materia ni la energía. De acuerdo a las leyes de la conservación de la materia y la energía, ambas se encontraban presentes, aunque no en la forma en que las percibimos en la actualidad, estaban «en potencia» pero no «en acto». Lo único que se manifestaba como poderosa fuerza gravitacional era la gran «fuerza armonizante dual» que en lengua nahua se llama ometeötl.

Cabe aquí tener presente que «FUERZA» es una palabra que se utiliza para significar ‘lo que origina variación en espacio y tiempo’, que el vocablo «ARMONIA» expresa el concepto de ‘reciprocidad esencial permanente entre las partes de un todo’ y que «DUAL» se usa para expresar aquello que está ‘constituido por dos elementos’. Por esto, «FUERZA ARMONIZANTE DUAL» es lo mismo que ‘elemento doble capaz de originar variación reciprocante en espacio y tiempo manteniendo la unidad esencial de la totalidad’.

Esta «fuerza armonizante dual» no era otra cosa que la gran «FUERZA ELECTROMAGNÉTICA UNIVERCIA», es decir, la ‘totalidad de la energía y de la materia que ahora se manifiesta como universo pero antes de manifestarse como calor’. Al considerar la electricidad, se puede constatar que está unida de manera indisoluble con el magnetismo, este principio esencial se utiliza tanto para generar electricidad con la fuerza hidráulica de los ríos cuanto para generar movimiento con motores eléctricos.

Video con análisis y comentarios por el Calmecac Nexticpac

Reinterpreta los Significados de Símbolo Sagrado Mexica. Tlazohteotl

Itzá Eudave Eusebio. Profesor e investigador de la Facultad de Filosofía y Letras, y académico de la Coordinación de Humanidades de la UNAM

Después de la derrota militar de México-Tenochtitlán el 13 de agosto de 1521, la población mexica debió enfrentar la colonización en el plano cultural y espiritual. ¿Por qué fue tan violenta? ¿Con qué conceptos los evangelizadores se explicaban la sociedad a la que
habían llegado? ¿Cuál era su visión del mundo?

De acuerdo con Itzá Eudave Eusebio, profesor e investigador de la Facultad de Filosofía y Letras, y académico de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, es preciso considerar que su imaginario era imperial y cristiano, basado en la cultura de occidente, con todo lo que eso significa. Además, los invasores reproducían ideas y modos de la Edad Media en el contexto de la reconquista de su territorio, luego de ocho siglos de dominio árabe.

“Venían de hacer la guerra a los que consideraban idólatras. Todo lo que era sagrado para otras culturas y se saliera de los límites que establecía la Biblia representaba lo negativo, el demonio. Esta visión la padecieron pueblos árabes y asiáticos, y se repitió con los
antiguos indígenas”, apunta.

En el pensamiento indígena, Tlazohteotl no es la diosa de la inmundicia, como la nombraron los europeos. Es uno de los símbolos que representa la parte femenina, ya que la dualidad está presente en todo. Simboliza lo que brota de la tierra y la tierra misma, que con frecuencia aparece en dos etapas: una joven y otra madura.

No debe perderse de vista que los símbolos sagrados indígenas estaban relacionados con la naturaleza. Tlazohteotl acompañaba el trabajo de parteras, tejedoras, campesinos y médicos, así como a los sabios lectores del Tonalpohualli o libro del tiempo.

Evangelización

En su libro Tlazohteotl, entre el amor y la inmundicia. La colonización de la palabra y los símbolos del México antiguo (UNAM, 2013), Eudave Eusebio propone una relectura sobre cómo este símbolo divino de los antiguos indígenas fue encubierto como parte del proceso de invasión y colonización cultural que se impuso en América a partir del siglo XVI.

“Tlazohteotl, como muchos otros símbolos, fue mal interpretado, pero no por error, sino con toda intención. El objetivo era despojarlo de su sentido originario, que tenía que ver con el cuidado de la tierra, la medicina, el temazcalli y la elaboración de la ropa. En las crónicas, bajo la percepción del europeo que miraba y vivía la sexualidad y el amor en forma distinta a los indígenas, se le llamó ‘la devoradora de inmundicias y el pecado carnal’”, dice.

En el momento del choque entre el mundo indígena americano y el europeo, la manera de percibir la inmundicia, la basura, el amor y el sexo era distinta entre unos y otros. En ese sentido, la acción de imponer nuevos significados a los símbolos divinos respondía a la tarea de evangelización… Sigue leyendo

Una Sequía Extrema Acabó con los Mayas: Científicos

Un análisis de isótopos tomados del suelo, realizado por la Universidad de Cambridge, comprobó que una sequía extrema acabó con la civilización maya.

La extrema severidad de las condiciones de sequía durante la desaparición de la civilización maya hace unos mil años ha sido cuantificada, solventando un viejo misterio del mundo antiguo. Investigadores de la Universidad de Cambridge y la Universidad de Florida desarrollaron un método para medir los isótopos del agua atrapada en el yeso, un mineral que se forma en tiempos de sequía cuando se baja el nivel del agua.

Con base en estas mediciones, los investigadores encontraron que la precipitación anual disminuyó entre 41 y 54 por ciento durante el periodo de colapso de la civilización maya, con lapsos de hasta 70 por ciento de reducción de lluvia durante condiciones de sequía máxima, y que la humedad relativa disminuyó entre 2 y 7 por ciento comparado con hoy. Los resultados se detallan en la revista Science. “El papel del cambio climático en el colapso de la civilización maya clásica es algo controvertido, en parte porque los registros anteriores se limitan a reconstrucciones cualitativas, por ejemplo, si las condiciones eran más húmedas o más secas”, dijo Nick Evans, estudiante en el Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge y primer autor del artículo. “Nuestro estudio representa un avance sustancial ya que proporciona estimaciones estadísticamente sólidas de los niveles de lluvia y humedad durante la caída de los mayas”. La civilización maya se divide en cuatro periodos principales: el Preclásico (2000 a.C-250 d.C.), Clásico (250-800 d.C.), Clásico terminal (800-1000 d.C.) y Posclásico (1000-1539 d.C.). El periodo Clásico estuvo marcado por la construcción de la arquitectura monumental, desarrollo intelectual y artístico y el crecimiento de grandes ciudades-estado. Sin embargo, durante el siglo IX hubo un gran colapso político en la región maya central: sus famosas ciudades de piedra caliza fueron abandonadas y las dinastías terminaron. Y mientras el pueblo maya sobrevivió este periodo, su poder político y económico se agotó.

Existen múltiples teorías sobre qué causó el colapso de la civilización maya, como la invasión, la guerra, la degradación ambiental y el colapso de las rutas comerciales. En la década de 1990, sin embargo, los investigadores pudieron reconstruir los registros climáticos para el periodo del colapso maya, y encontraron que se correlacionaba con un periodo prolongado de sequía extrema. El profesor David Hodell, director del Laboratorio Godwin de Cambridge y autor principal del presente documento, proporcionó la primera evidencia física de una correlación entre este periodo de sequía en el lago Chichancanab y la caída de la civilización maya clásica en un documento publicado en 1995. Ahora, Hodell y sus colegas aplicaron un nuevo método y calcularon el alcance de la sequía. Usando un nuevo método geoquímico para medir el agua encerrada dentro del yeso de Chichancanab, los investigadores construyeron un modelo de las condiciones hidrológicas durante el Periodo Clásico terminal, cuando los mayas colapsaron. Los investigadores analizaron los diferentes isótopos del agua atrapada dentro de la estructura cristalina del yeso para determinar los cambios en la lluvia y la humedad relativa durante la caída de los mayas.

Midieron tres isótopos de oxígeno y dos de hidrógeno para reconstruir la historia del agua del lago entre 800 y 1000 d.C. Cuando se forma yeso, las moléculas de agua se incorporan directamente en su estructura cristalina, y esta agua registra los diferentes isótopos que estaban presentes en el agua del lago antiguo en el momento de su formación. En periodos de sequía, se evapora más agua de lagos como Chichancanab, y debido a que los isótopos más ligeros del agua se evaporan más rápido, el agua se vuelve más pesada. Una mayor proporción de los isótopos más pesados, como el oxígeno-18 y el hidrógeno-2 (deuterio), indicarían condiciones de sequía.  Al mapear la proporción de los diferentes isótopos contenidos en cada capa de yeso, los investigadores pudieron construir un modelo para estimar los cambios pasados en la lluvia y la humedad relativa durante el período del colapso maya. Estos datos climáticos cuantitativos pueden utilizarse para predecir mejor cómo estas condiciones de sequía pueden haber afectado a la agricultura, incluidos los rendimientos de los cultivos básicos de los mayas, como el maíz.

tomado de aquí

Nican Anáhuac, Axcan Nahui Cuauhtli. Tlacatzin Stivalet

Nican Anáhuac, Axcan Nahui Cuauhtli. Tlacatzin Stivalet
Aquí cerca de agua, junto a agua, donde se armoniza pensamiento, ahora cuatro águila

Los primeros pobladores de nuestro territorio patrio llegaron hace miles de años, los investigadores aún están haciendo cuentas y poniéndose de acuerdo. Los que han estado más tiempo aquí lo nombraron en su propia lengua Anáhuac “cerca de agua, junto a agua, donde se armoniza pensamiento”, ellos mismos se nombraron así mismos nahuatlacah “gente armonizante”. Este nombre se mantuvo hasta el momento en que los españoles le impusieron Nueva España, un nombre totalmente ajeno a nosotros.

Puede afirmarse que los primeros pobladores llegaron aquí hace más de cinco soles toltecas, que son los que aparecen en la Huei Cuauhxiccalli iixiptla “gran jícara del águila su representante”, que resume 5720 años de pervivencia en este mismo territorio. En efecto, en la parte superior aparece la fecha mahtlactlihuan yei acatl “trece cañavera”, que, según la correlación de Chimalpain, coincide con el año 1999 de la cuenta de los erupeos. Esto permite la correlación entre la cuenta tolteca y la europea.

Muchos mexicanos afirman de manera convencida y convincente que somos un país mestizo, que al hablar castellano ya nos hicimos otro país, que ya no somos indígenas, que ya somos mexicanos, que esta tierra se llama México, nombre que le dieron los hijos de los españoles que rompieron el vínculo de dependencia política de España, a quien ellos reconocen como madre patria. Este hecho ocurrió el 23 de septiembre del año europeo 1821, pronto hará 200 años.

Vídeo de análisis y comentarios

Cauhpohualli, Cuenta del Tiempo. Sara Vera

Cauhpohualli, Cuenta Del Tiempo, Sara Vera

Cimentada la cuenta del tiempo en un estudio rigurosamente científico de la naturaleza, así como su desarrollo por varios pueblos del Anáhuac a lo largo de miles de años de historia común, culminado por los mexihtih; tomaron como medida básica el ciclo solar en su hipotético viaje, que regresa al mismo punto en la bóveda celeste cada 365 días y un cuarto…

Nuestra Cuenta del Tiempo, Nuestra Identidad Originaria. Tocauhpohualiztzin, Toxicnelhuayotzin. Tlacatzin Stivalet

Nuestra Cuenta del Tiempo, Nuestra Identidad Originaria. Tocauhpohualiztzin, Toxicnelhuayotzin. Tlacatzin Stivalet

El monumento más grande y de mayo peso que nos legaron los tenochcas es, sin dida alguna, el conocido como “calendario azteca”. El nombre nahua de esta herencia nuestra es huey cuauhxiccalli iixiptla “gran jícara del águila su representante”, es decir, allí se nos identifica como representante del universo a cada uno de los sere humanos, los más de 6000 millones de seres humanos que somos hoy en día. Esto amerita que nos aboquemos a descubrir lo allí escrito por nuestros ancestros.

Se nos dice allí que cada uno de nosotros es “centro del universio al inicio del tiempo”. Hay que tener presente que éste es el legado de nuestro Quinto Sol tolteca, nahui olin “cuatro movida”, cuya identidad, a lo largo de los 676 años que duró, fue Tepeyollohtli “corazón de montaña”. Esta identidad temporánea hizo que durante todo este tiempo, quienes vivian en Anáhuac hablando lengua nahua, y que se asumían como toltecas, tuvieran una necesidad irrefrenable de descubrir su identidad esencial…

Nuestra Transición a la legitimidad. Tlacatzin Stivalet

Nuestra Transición a La legitimidad. Tlacatzin Stivalet

La «legitimidad» es la ‘cualidad de aquello que es acorde a la ley’, procede de latín lex, legis ‘ley’. Esta palabra es sinónimo del vocablo «autenticidad» que se usa para referise a ‘cualidad de aquello que efectivamente es lo que representa’. Esta palabra procede del griego authéntes ‘dueño absoluto’, a través del adjetivo authentikós ‘que posee autoridad’. La palabra castellana dueño es originalmente la palabra latina dominus ‘dueño [de casa]’, derivado del sustantivo domus ‘casa, vivienda, mansión, país’.

Nuestros abuelos anahuacas del Quinto Sol Tolteca lograron un vivir cotidiano «auténtico», basado en la «ley cósmica de acción reciprocante». Es necesario tener presente que el nahuatlahtolli ‘hablar armonizante’ fue la lengua de los toltecas, notablemente de los pueblos olmecas, teotihuacanos y tenochcas. Por ser ellos nahuahablantes, cada día protegían lo vivo, lo cierto, lo ajeno, lo débil y lo armonioso. Como respuesta a este apego diario a «la ley», lograron un vivir cotidiano en armonía.

Al inicio de la invasión española de hace 500 años, los españoles deslegitimaron el vivir armonizante de los toltecas y de los demás pueblos de la antigua Anáhuac para imponer su propia «ilegitimidad»: en el vivir social, en el vivir político, en el vivir económico, en el vivir familiar y en el vivir educativo. Desde el año europeo 1521 en nuestra patria se vive de manera ilegítima. Para que en nuestra patria exista de nuevo un vivir cotidiano «legítimo», cada uno de nosotros tiene que trabajar intensamente.

La Dieta de la Milpa. Modelo de Alimentación Mesoamericana

La Dieta de la Milpa. Modelo de Alimentación Mesoamericana Biocompatible

Objetivo General: Definir y difundir un modelo de alimentación saludable basado en los alimentos mesoamericanos que forman parte de nuestra identidad cultural, que impacte positivamente en la salud, tanto de personas sanas, como de personas con enfermedades donde la alimentación tiene un papel trascendental.

(mirror)

Tomado de aquí

Coalición Ciudadana Nacional. Tlacatzin Stivalet

Coalición Ciudadana Nacional. Tlacatzin Stivalet
Estrategia 2006-2012, propuesta de la Alianza Anahuaca del Sexto Sol

Nuestra patria vive momentos de zozobra, de incertidumbre, de sucesos inesperados que retan nuestro entendimiento. Nuestra realidad nacional emerge vigorosa, novedosa, desconcertante. Quienes nos hemos asumido colectivamente como Coalición Ciudadana Nacional por la Transición Democrática con Justicia y Equidad, al parecer, nos hemos quedado “colgados de la brocha”, como decimos en confianza. Vemos que el domingo 2 de julio de 2006 ocurrió una elección oligárquica, no fue democrática.

Para precisar esta afirmación, cabe recordar que, en el referente de Aristóteles, la democracia es ‘gobierno del pueblo’, en el sentido de la mayoría de los ciudadanos, y que oligarquía se refiere al ‘gobierno de pocos’. De un total de 77 millones de ciudadanos mexicanos, de los cuales 71 cuentan con credencial de elector, los que votaron a favor de Felipe Calderón Hinojosa y de Andrés Manuel López Obrador fueron unos 15 millones en cada caso, 19 % del total o 21 % de los empadronados.

Aun contando con un bajo abstencionismo, se trata de una minoría de los ciudadanos. Esto hace evidente que cualquiera de los dos candidatos a la presidencia de la República que resulte triunfador tendrá un muy limitado apoyo político. Poco recordamos los ciudadanos mexicanos de las propuestas de los candidatos, lo importante fue la descalificación mutua, los insultos, las acusaciones mutuas de actos de corrupción. Esto hizo descender el de por sí bajo nivel de credibilidad política.