Alabancero

“ASÍ HABLÓ EL AHUEHUETE”

Hijos, mis pequeños retoños.
Han olvidado su raíz y su rostro.
Desconocen nuestro origen y nuestra historia.
Dudan de la sabiduría, de la palabra de nuestros mayores.

Han extraviado su propio rostro
Y la palabra florida de nuestros abuelos.

Es cierto que soy viejo, sin embargo aún vivo.
Vivo pensando en mis pequeños retoños,
Vivo pensando en el amanecer y en atardecer.
Recuerden, que las nuevas generaciones se nutren siempre,
De raíces antiguas y profundas.

Yo, viejo como estoy, aún vivo y vivo con fuerza y alegría,
Jamás he perdido la esperanza,
De que el día de mañana acudirán,
A nuestra raíz y a nuestra apropia esencia.

Mi voz y mi palabra se pierden ene l tiempo y en el espacio,
Se funden y se confunden con la voz del viento
Que brota de los cuatro puntos cardinales,
Tlapcopa, Mictlampa, Cihuatlampa, Huiztlampa.
Mi mejor esperanza son los niños,
Los niños, que son mis pequeños retoños.

Aquí termina mi voz y aquí empieza mi nueva esperanza.

Prof. Natalio Hernández

DESCARGA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s